Hans Wilsdorf

VISIONARIO POR EXCELENCIA

 

El 2 de julio de 1908, Hans Wilsdorf presentó y registró oficialmente la marca “Rolex” en Suiza. Un golpe maestro que iba
a condicionar todo el éxito futuro de la empresa. “Que el resultado de tu trabajo sea bello”, dice este visionario.

Pocos son aquellos de quienes se pueden decir que han sido personas
de su época y, a la vez, adelantadas a su época. Sin embargo, eso es
específicamente lo que fue Hans Wilsdorf, fundador de Rolex y visionario
por excelencia. Esa alquimia singular y atemporal es el sello distintivo
del hombre y de la marca que él creó. Este innovador, atípico y prolífico,
ya desaparecido, dejó un inestimable legado a la relojería en general y
Rolex en particular.
Resulta imposible imaginar hoy en día un mundo en el que un objeto tan
familiar como el reloj de pulsera no tuviese cabida. Sin embargo, ese
era el caso en 1905. Pero los tiempos estaban cambiando, igual que los
estilos de vida y los códigos de vestuario. Con apenas 24 años de edad y
convencido de «que el reloj de pulsera ofrecía grandes posibilidades, en
un país deportivo como Inglaterra y sus colonias», Hans Wilsdorf estaba
decidido a crear un reloj de pulsera tan robusto y fiable como el sempiterno reloj de bolsillo que se utilizaba por aquel entonces.
La tarea no era sencilla: se requiere, para comenzar, de llevar a cabo la precisión
cronométrica a un nivel sin igual y en una caja de proporciones reducidas que se pudiese portar en la muñeca. No obstante, nos recuerda, «en
aquel momento, no solo aún no había sido adoptado esta moda, sino
que incluso era motivo de burla, […] los relojeros de todos los países se
mostraban escépticos y presagiaban un fiasco total del reloj de pulsera ».

Deja un comentario

Your email address will not be published. Required fields are marked *

<a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>